sábado, octubre 23, 2021
Home > Cine y Series > Crítica “Matar a Santa”: Mel Gibson, un señuelo que no pica

Crítica “Matar a Santa”: Mel Gibson, un señuelo que no pica

Por Juan Manuel Zazzali

Un niño que recibió un carbón como regalo de Navidad contrata a un sicario (también de pequeño no recibía buenos regalos) para matar a Santa Claus. Esa es la introducción de Matar a Santa, un film con poco para destacar.

En principio, la historia es muy frágil, no tiene grandes misterios y redunda en lugares comunes relaciones con Papá Noel. Si bien pareciera tener argumentos para convertirse en un cuento infantil, la realidad que es una comedia negra con muertes y bastantes pasajes de acción. El principal problema radica en la falta de potencia de la historia, con un guion muy precario y la falta de un conflicto real que justifique tamaño largometraje.

La participación de Mel Gibson busca actuar como señuelo para atraer al público amante de sus performances, pero al querido actor se le hace difícil remar contra tantas dificultades.

Lo único realmente para tener en cuenta es la superproducción, que abarca escenas que transcurren en Canadá y en Alaska, bajo una enorme cantidad de nieve.

Matar a Santa viaja desde la monotonía al aburrimiento, desde la intrascendencia hacia la ridiculez, desde la escasa credibilidad a la ausencia total de ella. 

Calificación: 3

Ficha técnica:
Título original: Fatman
Año: 2020
Duración: 100 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Eshom Nelms, Ian Nelms
Guion: Eshom Nelms, Ian Nelms
Reparto: Mel Gibson, WaltonGoggins, Marianne Jean-Baptiste