viernes, noviembre 22, 2019
Home > Cine y Series > Crítica de “Glass”, un correcto cierre de la trilogía que no imaginamos

Crítica de “Glass”, un correcto cierre de la trilogía que no imaginamos

Este jueves llega uno de los estrenos más esperados del año. Hablamos de Glass, la nueva película de M. Night Shyamalan que viene a cerrar la inesperada trilogía iniciada hace 19 años con El Protegido (Unbreakable, 2000) y continuada con Fragmentado (Split, 2016). El episodio final de esta triada de súper héroes y villanos asomó con mucha fuerza y generó enormes expectativas. ¿Las cumple? Acá te contamos.

La Claqueta – M. Night Shyamalan

M. Night Shyamalan es uno de los directores más destacados de los últimos 20 años, tanto por lo bueno como por lo malo. Siempre que vemos su nombre en un afiche promocional nos da ganas de ver qué fue lo que salió de la mente creadora de Sexto Sentido (The Sixth Sense, 1999). Luego de años con películas que significaron un declive en su carrera, regresó de manera triunfal con Fragmentado y sorprendió a propios y extraños con la genial conexión con su film de culto, El Protegido. Aquí nació para nosotros esta trilogía llamada Eastrail 177, una fantástica historia que el director indoamericano pensó y desarrolló durante dos décadas. Shyamalan nos habló desde su óptica y cine de autor, sobre comics, superhéroes y villanos mucho antes que la industria empiece a rodar y escupir películas del género de a decenas. Nunca subestimes a la mente maestra.

Entrando en el terreno de Glass, esta historia que viene a cerrar el círculo y unir los universos de David Dunn/ The Overseer (Bruce Willis), Elijah Price/Mr Glass (Samuel L. Jackson) y Kevin Wendell Crumb/The Horde (James McAvoy), tenemos que decir que el film se aleja bastante de la inminente batalla que esperábamos entre David Dunn y “La Bestia”, y se centra más en el estudio psicológico de estas tres personalidades tratando de justificar sus acciones y potenciales sobrehumanos, pensados desde la idea del trastorno de delirio de grandeza.

Aquí logra destacarse James McAvoy, quien recorre de manera frenética y convincente cada una de las personalidades de ´The Horde´, y es sin dudas el punto fuerte de la película. Por su lado la interpretación de Samuel L. Jackson va in crescendo hasta convertirse en el villano que conocemos, mientras que el personaje de Bruce Willis se va desdibujando a lo largo del film con respecto a sus apariciones en el primer tramo.

Cabe destacar la decisión de Shyamalan de recurrir a una secuencia de planos que remiten a los comics, pero que por momentos se vuelven repetitivos, ralentizan el ritmo y no tiene un atractivo cinematográfico. Es más lo que resta que lo que puede sumar. Otro flanco donde pierde fuerza la película es la liviandad de un guion que no acompaña a la intensidad de una trama súper compleja, y hace que por momentos se vuelva previsible. El giro argumental, a los que nos tiene acostumbrados Shyamalan, cae en esta vorágine, y sin dejar de asombrar y sorprender al espectador, lejos está de fragmentarnos la cabeza como sucedió en El Protegido.

Glass cierra la trilogía de manera correcta, ubicándose en un lugar muy por debajo de las entregas anteriores. Quizá por pecar de ambiciosa generó muy altas expectativas, dividió a la crítica y termina dejando un sabor ambiguo en los fanáticos.

Calificación: 7/10*

Título original: Glass

Año: 2019

Duración: 129 min.

País: Estados Unidos

Dirección: M. Night Shyamalan

Guion: M. Night Shyamalan

Música: West Thordson

Fotografía: Mike Gioulakis

Reparto: James McAvoy, Bruce Willis, Samuel L. Jackson, Sarah Paulson, Anya Taylor-Joy,

Productora: Blumhouse Productions / Blinding Edge Pictures / Touchstone Pictures. Distribuida por Universal International Pictures (UI)

Género: Intriga. Thriller | Sobrenatural. Superhéroes. Secuela

Cristian Toranzo
Periodista, Creativo Publicitario. CoConductor de Descontracturados. Hincha de River. Fundamentalista de Terminator 2. Lloró con la Ultima de Toy Story