Lunes, septiembre 24, 2018
Home > Entrevistas > Vassallo Arguello: “Sería un éxito para nuestra sociedad lograr que el deporte sea realmente universal”

Vassallo Arguello: “Sería un éxito para nuestra sociedad lograr que el deporte sea realmente universal”

A pocos días de la presentación de su primer libro “Del juego a la profesión”, hablamos con Martín Vassallo Arguello, ex tenista, fue 47 del ranking mundial y llegó en el 2006 a octavos de final en un Roland Garros que no se olvidará jamás. Repasamos algunos momentos de su carrera como jugador, también como formador y entrenador y nos cuenta cuáles son sus próximos desafíos junto a un equipo de trabajo que buscará cambiar la situación de la Asociación Argentina de Tenis con la presentación de su propia lista en las próximas elecciones. También hablamos de libros y de la importancia de que el deporte tenga un acceso universal.

Su paso por el tenis profesional

Martín Vassallo Arguello debutó en el circuito profesional en 1999, llegó a ser 47 del mundo siete años después, en los torneos grandes tuvo como mejor resultado un octavos de final de Roland Garros en el 2006, donde le ganó en las primeras rondas al local Sébastien Grosjean, ex top ten, en cinco set para luego perder con David Nalbandian. Entre sus títulos se encuentran 17 Challengers que ganó entre singles y dobles. Sobre este pasaje de su vida comenta: “el tenis me dejó mucho más que el paso por el profesionalismo, este fue la culminación de muchos años de estar ligado a este deporte. Como siempre decimos todo empieza con el tenis social, cuando se va a una escuela en un club a divertirse. En ese momento empieza a cultivar un montón de vivencias, aprendizajes, se llena de valores muy interesantes, ligados al deporte en general más que al tenis. El tenis acompañó toda mi formación. Es una hermosa herramienta que te llena de contenido, te hace mejor persona, te hace pensar y conocer cosas distintas todo el tiempo. El profesionalismo te vuelca a una mayor responsabilidad, un mayor cuidado y compromiso. Todo el pasaje por el tenis es un pasaje de aprendizaje”.

– ¿Cómo empezaste a jugar al tenis?

Mi papa jugaba al tenis, yo me crié en el Club Atlético Lanus, íbamos todos los días al club. Uno de esos deportes que me gustaba era este por el hecho de compartir con él un rato en la cancha, que él juegue conmigo me hizo entusiasmar con este deporte. Luego a los 5 o 6 ingresé a la escuelita. También jugué bastante al fútbol, hice inferiores hasta los 11 años en Lanus. Recuerdo la camada de Ibagaza, Coyete, también jugábamos en un equipo llamado Las Fuentes, de papi futbol, habia como un convenio. También estaba Carboni. Si bien no puedo ir siempre a la cancha, trato de ir y no sólo por futbol, los que vivimos el club de Lanus sentimos que somos más hinchas de la institución que del equipo de fútbol.

– ¿Cuál considerás que fue tu mejor momento?

– Hay algunos pasajes de mi carrera que sentí que estaba expresando mi mejor juego, como en el Roland Garros del 2006 en donde sentí que estaba jugando a un nivel muy alto desde la clasificación. Ese mismo año terminé 47, por 4 o 5 meses sentí que estaba jugando muy bien. Valoro también haber llegado a semis de Acapulco que es un ATP 500, haber pasado rondas en torneos como Montecarlo y sobre todo haber jugado por primera vez en la Copa Davis.

– ¿Cuál es esa anécdota que contás en los asados que te haya dejado el tenis?

– Las anécdotas más jugosas surgen en el primer momento de la carrera, cuando uno hace los malabares más grandes, como pasar 2 días enteros en tren, durmiendo en estaciones, ahí es cuando pasan cosas increíbles. Una vez en un viaje muy largo quise atravesar toda Alemania porque no había plata para el hotel ni para el pasaje, aproveché para viajar y metí 42 horas de tren en las cuales dormí en la noche en un tren, de hecho hice kilómetros de más para poder pasar la noche y ahí hubo de todo, desde cambio de vagón, de quedarme dormido y tirar los bolsos por la ventana para bajarme rápido del tren. Cosas que uno con el tiempo se acuerda y dice quizás hoy no lo volvería a hacer.

El día después, entre la formación y el primer libro

En el 2011 se retiró para arrancar una nueva etapa, enfocada en la formación, entrenamiento y en trasladar toda su experiencia a las próximas generaciones de tenistas, colaborando también con entrenadores para que tengan más herramientas a la hora de enseñar este deporte: “A partir de mi retiro hicimos un equipo de trabajo y recorrimos el país con un programa, conociendo a los formadores y entrenadores que estaban con chicos que estaban compitiendo en el área de desarrollo. Vimos una materia de prima espectacular, la Argentina tiene talentos por todos lados. De cualquier escuelita del país puede salir el futuro campeón. Cuando uno va a estos lugares, conversa y les da la experiencia que uno cosechó se potencia todo”. El ex tenista además agrega: “Fue una linda experiencia, nos brindó un diagnóstico muy amplio. Nos dejó un montón de aprendizaje. los que más aprendimos en todo esto fuimos nosotros. Si bien fuimos a capacitar, ver lo que hacen con las herramientas que tienen fue asombroso. El gran desafío es poder darle a esos entrenadores las herramientas que necesitan para seguir desarrollando sus escuelas”.

Actualmente estás presentando tu libro “Del Juego a la Profesión” ¿Cómo fue la experiencia de escribirlo y qué te motivó hacerlo?

– El libro empieza a gestarse un poco con el programa de tenis federal, capacitamos a muchos entrenadores y dejamos materiales. Parte de este libro es dejar plasmada una idea de lo que creemos que hay que hacer en el tenis nacional, basado en esta experiencia y en el diagnóstico que se hizo y en la propuesta que tenemos como equipo. Escribirlo fue difícil, yo no soy escritor ni periodista pero intenté comunicar desde mi lugar de entrenador de la mejor manera posible con mucha ayuda, de mi familia, editores y ahí nació “Del juego a la profesión” . Es una excusa para sentarme a charlar con entrenadores para hablar sobre cómo formar a jugadores de tenis.

– Anteriormente hablaste de la familia y de los chicos ¿Hubo algún cambio en el acompañamiento de la familia y en las expectativas de los chicos con el deporte comparándolo con tu camada?

– El rol de la familia es fundamental y necesario y tenemos que trabajar todos en conjunto y como equipo. Es indispensable que los padres encuentren la manera de analizar de la mejor forma posible esa ayuda. Muchas veces esas ganas no son bien aplicadas y terminan generando situaciones que no son las ideales. Ahí también entra la capacitación. Los chicos están viviendo una realidad totalmente diferente a la que vivimos nosotros. Cambió mucho la relación entre los chicos, con los profesores, cambiaron los juegos, la forma de entretenerse, hay dispositivos electrónicos que no había en nuestra época, su relación con el club también cambió y lejos de enojarse con eso y buscar justificativos hay que encontrarle la vuelta para llegarle al chico, hacer que sea una mejor persona y un mejor jugador de tenis.

Con respecto a la motivación hay que encontrarla en diferentes lugares, no hay una sola receta para motivar a un chico. Hay que encontrar cómo hacer que vuelva a la cancha, a la competencia, a que aprenda, también cómo compartir un rato con otros chicos y que lo sientan como un juego. Cada uno tiene una manera distinta de motivarse, tampoco es una dicotomía entre elementos electrónicos y deporte, estos pueden ser complementarios, es famoso que muchos top ten se divierten jugando a la ‘Play’ y eso no los convierte en personas menos capaces y en peores deportistas

– ¿Cómo trabajan con la atención de los chicos y la tecnología?

El celular bien utilizado es una herramienta fantástica, cuando era chico mi entrenador no me podía mandar por Whatsapp un video de tenis con una posición correcta de un golpe como lo hago ahora con los chicos que entreno. Es una herramienta positiva. Cualquier herramienta bien utilizada es buena y si se usa mal genera efectos adversos. 

– El tenis es un deporte en donde juega uno sólo ¿cómo trabajan para que no se sientan solos los chicos?

– Trabajamos como equipo, si bien es uno que entra a la cancha no necesariamente tiene que ser un deporte individualista, son muchas las personas que están alrededor de un chico, para bien y para mal. Hay que saber contener al chico, el éxito o el fracaso no se mide en si ganó o perdió un partido de tenis. Hay que saber explicar el valor de un proceso, el valor de un aprendizaje, conectarlo mucho más con la capacidad de superar un obstáculo más que ganar o perder un partido de tenis que es muy relativo. Hay que volver a poner en valor la palabra de sentarse cara a cara, expresar, explicar, escuchar a los chicos y darles un espacio, un momento para que puedan expresarse, sentir lo que piensa. También hay que trabajar mucho. No es solamente entrenar, pegarle a la pelota. Hay muchos espacios donde uno se está formando y estos también están fuera de la cancha.

– Al deporte se lo suele tomar como generador de valores, pero se lo usa como una expresión vacía si no se le da sentido y orientación a esos valores. ¿Ustedes cómo lo orientan?

– En la formación de una persona el deporte es un complemento, la educación y la cultura son los pilares fundamentales. Ligado a la educación, el deporte es la mejor herramienta que tiene una persona para desarrollarse. Tampoco es verdad que el deporte solamente vaya a formar a una persona. El deporte puede dar valores fantásticos pero si no son bien canalizados ni reivindicados por otro lado tampoco tiene mucho sustento y termina siendo una palabra vacía. El compañerismo, la fuerza de voluntad, la superación personal, el respeto por el otro, por uno mismo, son cuestiones en donde el deporte puede ayudar a consolidar pero tiene que haber una educación por detrás para solidificarlo.

La actualidad de la Asociación Argentina de Tenis

Además de su rol como entrenador, junto a otros ex tenistas como Agustín Calleri, José Acasuso, Mariano Zabaleta y Florencia Labat y dirigentes, lanzaron un espacio en búsqueda de disputar la presidencia de la AAT, Al respecto comenta: “Creo que la Asociación Argentina de tenis (AAT) ha dejado pasar, en distintos momentos, oportunidades en lo deportivo muy altas, al mismo tiempo demuestran algunas debilidades. Cuando uno tiene un hecho deportivo tan grande como haber ganado la Copa Davis y un grupo de jugadores ya maduros con experiencia con gran nivel de juego y no se ve reflejado en un crecimiento del deporte es donde más queda en evidencia la Federación. Un dirigente que no hace explotar su federación pasa desapercibido capaz cuando el deporte no tiene eventos, jugadores o no se mueve y se puede excusar en eso. Se han dejado pasar muchas oportunidades”. Sobre su propuesta nos cuenta: “es el momento para darle un incentivo, un estimulo al tenis argentino y lo que propone Agustín Calleri y los que estamos con él formando el equipo de trabajo es darle un empuje como nunca antes tuvo la Asociación Argentina de Tenis con ex jugadores y con dirigentes de mucho peso, con personas que vienen del sector privado y cuando uno empieza a analizar lo que hizo en su vida post tenis y ve que se ha capacitado en diferentes aspectos ahí uno empieza a entender el poder de cambio de este espacio”.

– ¿Qué proyectos tienen?

– Empezando por un plan de masificación como no se ha hecho hasta ahora en la argentina, con capacitación constante a todos los sectores del tenis, regionalizaciones, una mayor cantidad de torneos, una relación más directa y fluida con clubes con un asesoramiento constante en lo legal, técnico, deportivo y contable y también abordar el tenis femenino que se ha descuidado mucho. Se ha dejado a su suerte. Florencia Labat se encuentra detrás de eso. esta propuesta tiene mucho apoyo, con ideas concretas, con pasos para dar, con una revolución total en el tenis femenino.

– Hace pocas semanas, antes de la Fed Cup hubo un malestar de algunas tenistas con el tratamiento del torneo menospreciando en algún sentido su trabajo. ¿Qué pasó para que hoy no tengamos jugadoras destacadas en el ranking? 

– Es una combinación de muchas cosas, cuando un piensa cómo resolver el problema del tenis femenino, es un circulo vicioso del cual nadie hace nada para salir. Como no hay referentes no hay nuevas jugadoras, no hay sponsors, no hay torneos. Hay que cambiarlo desde la Federación que tiene la capacidad de ir a buscar los sponsors necesarios, de coordinar con organismos estatales y armar un plan de desarrollo a diez años. No alcanza con darle un par de pasajes a las juveniles de turno, algo que también hay que hacer. Necesitamos un plan que arranque con las escuelitas de los barrios y clubes y dándole atención a las jugadoras que están, para que no dejen el deporte, hay una deserción enorme cuando se empiezan a acercar al profesionalismo, ven que no tienen apoyo y que hay pocos torneos. Hay que trabajar en la iniciación, en el área de desarrollo y acompañar a las que ya están ahora.

El Che y su forma de entender el tenis

En el 2006, Martín Vassallo Arguello, por entonces 181º del ranking, llegó al cuadro principal de Roland Garros proveniente de la Qualy, la clasificación que deben jugar algunos jugadores por no tener el ranking necesario para entrar al torneo directamente. En este certamen consiguió su mejor ubicación, al llegar a octavos de final. Por la segunda ronda se enfrentaba al local Sebastién Grosjean quien se encontraba 21 en el ranking. El argentino derrotó al ex top ten francés por 1-6, 6-4, 4-6, 7-5, 6-2 en casi 4 horas de juego. Luego del partido al hablar con un periodista firmó en la cámara de ESPN las siglas “HLVS(Hasta la victoria siempre). Esta frase, una de las más conocidas de Ernesto “Che” Guevara, la relacionó con su forma de entender el tenis, algo que comentó y explicó en reiteradas ocasiones en entrevistas que le hicieron luego de esa gran victoria en Francia. Sobre esa frase y su relación con este deporte comenta: tengo mucha admiración por muchos revolucionarios sudamericanos, creo que la historia está siempre escrita por algunas personas que marcaron un camino, aún así ninguna de esas personas son perfectas en su totalidad. No quiere decir que uno reivindique cada paso que dio esa persona, pero si creo en los aportes de esas personas a lo que somos como países o como regiones. Cuando uno empieza a bucear en la historia encuentra las de caudillos, caciques y libertadores, quizás el ‘Che’ es el más reciente de esos revolucionarios y también en el ‘Che’ se reúnen un montón de valores que han tenido muchos de ellos y es el que más cerca está nuestro. Por eso mucho de lo que él dice o escribió o hizo como acción tiene un impacto tan grande en nuestra generación. Yo nací en los 80 y recibí mucha influencia de toda su gesta y siempre estuvo muy presente, ligarlo al tenis tiene que ver con una manera de entender al deporte como parte de una formación, todos ellos hablaban de la importancia de formarse como persona, del valor de ser libres, creo que la libertad tiene mucho de eso, poder expresarse, poder hacer un deporte”. Finalmente culmina la entrevista diciendo algo que se espera que en algún momento suceda real y masivamente si se busca darle sentido a lo que muchos utilizan hoy como frase y palabra vacía intentando que el deporte por si solo sea la solución de problemas que van más allá de la práctica deportiva y que está vinculada con el acceso a otros derechos: También tiene que ver con las libertades, con los derechos, sería realmente un éxito para nuestra sociedad lograr que el deporte sea realmente universal y que todos los chicos tengan derecho a la salud, educación y al deporte”.


Luis Pelaez
Periodista, estudiante de sociología, CM y diseñador web. Fanático de Green Lantern, prefiero Dc sobre Marvel. Hincha de Vélez, casi juego con Del Potro @fortinducto
https://elpastoesparalasvacas.wordpress.com/