Sábado, mayo 26, 2018
Home > Entrevistas > Carlos Belloso: “Un artista tiene que ir donde quema”

Carlos Belloso: “Un artista tiene que ir donde quema”

Como no podía ser de otra forma, arrancamos el año entrevistando a quien consideramos como nuestro padrino, al actor Carlos Belloso, con quien hablamos en la mayoría de los primeros programas de cada año que salimos al aire. Repasamos su actualidad, anécdotas y dejó algunas definiciones sobre temas coyunturales que involucra el arte y la opinión pública.

¿Cien mil ahora o un millón en diez años?

El año pasado, también en nuestro primer programa, le hicimos una entrevista por teléfono, pero este año, el reconocido actor que ahora se encuentra trabajando en la obraEl Test“, se acercó al estudio de Radio Arroba y repasamos su actualidad. Sobre su personaje en “El Test” nos cuenta: “Tiene mucha guita, me lo imagino todo el día tomando sol, salgo con una camisa blanca, bermuda anaranjada y con mi tono de piel recreo a un hombre muy ocioso, que disfruta de sus dólares, pero no en una pelopincho como disfruto yo en mi terraza. Estoy muy contento porque es un personaje distinto a los que hice, la gente se engancha mucho, se involucra con risas, con aplausos, se rien de principio a fin, el final es durísimo y la gente se rie aún en partes duras. Es un poco reflexiva la obra, cuando más se rien más reflexionan”.

La premisa de El Test es qué haces si tenes que elegir entre tener 100 mil dólares en mano o un millón dentro de diez años. “Hay distintas respuestas, por lo general uno viene y dice dame los cien mil ahora, eso demuestra una actitud, un comportamiento. Uno no se pone a pensar que en el futuro puede ser mucho mejor todo. Se crean comportamientos que en la obra se entrecruzan. Es muy simple ver la linea de acción de cada personaje por lo que eligen o por lo que dicen. El público va saltando de respuesta en respuesta porque no hay algo en concreto, te identificas mucho con cada respuesta. Hay una linea también que es un test de psicología conductista, donde desgrana el comportamiento de cada uno”, comenta el actor, quien si tuviera que elegir dice “yo estoy saltando todo el tiempo entre cada respuesta, la obra plantea también un escenario muy interesante. Una cosa es decir los 100 mil o un millón, pero cuando estas ahí es distinto. Lo que es concreto es diferente a lo que uno puede llegar a soñar o a pensar sobre lo que uno haría sobre una cosa. La obra propone eso y se pone picante”.

Cualquier obra mala argentina nunca va a ser la peor de todas

Carlos Belloso tiene en su agenda el papel del Gran Visir en la obra de Aladdin, interpretará a un villano y nos cuenta su impresión al respecto: Me gusta ser el malo porque haces cosas que nunca pensaste hacer, enloquecer a alguien por ejemplo. Te divertís mucho. Me gusta actuar de cualquier cosa, me gusta entrar dentro de un sistema de teatral de representación donde yo soy una parte, un engranaje de un mecanismo más grande, donde tengo que ser efectivo para que todo surja efecto”. Para él, aún así, es más costoso mantener un trabajo, antes que hacer un personaje: “todo el tiempo hay que hacer uno y meterse en otro trabajo. Es un oficio difícil de comprender. Cuando uno dice soy mecanico dental o taxista, se mete en eso y sos eso, en cambio el actor es lo que es pero todo el tiempo tiene que buscar trabajo, en cine, televisión, teatro. Aún así me gusta mucho mi oficio, el espectáculo y el entretenimiento”.

Luego de recordar algunas anécdotas de sus viajes, en especial en Perú, en donde fue a ver una obra en un cementerio, analiza el teatro argentino: “Me gusta ver teatro pero nunca cuando voy a ver una obra, y esta no me gusta, se lo digo a los que la hicieron, siempre trato de rescatar lo bueno que tiene para que a partir de ahí construyan desde lo que yo creo que esta bien. Por lo general cualquier obra mala argentina nunca va a ser la peor de todas, siempre hay un criterio teatral, tenemos una tradición muy fuerte, cualquier obra va a cumplir alguna de las expectativas como piso. Es grato ver teatro”

A la hora de las anécdotas recordó un partido que fue el debut y despedida en las canchas para Roberto Carnaghi, quien le dijo en pleno partido “Belloso nunca más voy a jugar al futbol”, sobre ese encuentro recuerda que el reconocido actor corrió un montón pero “quedó hecho bolsa”. Además de su trabajo en el teatro suele hacer bastante actividad física “Corro diez kilometros día por medio, me vengo corriendo desde el teatro a la noche. Me gusta mucho adueñarme de la calle yendo en bicicleta o corriendo, siento que es mi barrio”. También habló de sus cábalas, o mejor dicho sus anticábalas: “en un espectáculo se me rompió un espejo antes de salir, fue uno que hice durante 16 años (Para Fanático), y me fue muy bien. También menciono a Pugliese tres veces, no me visto con nada amarillo, supuestamente Moliére muere con algo amarillo en el escenario, por eso el amarillo no se usa en teatro. Me gusta ver las cosas que dan mala suerte y ver por qué dicen eso”.

La pieza artística tiene que darle voz a los que no tienen voz

Entre sus personajes más queridos y reconocidos está “El Willy” de Tumberos. Actualmente es complicado no encontrarle comparaciones con la última gran serie nacional como lo es El Marginal, ante esto comenta: “Hay algo que no me deja ver El Marginal, quizás porque hice Tumberos, como no estoy capaz es por eso. Tumberos se armó en base a ciertas cosas que tenían que ver con Caetano y Ortega, si no me llamaron para el Marginal habrán tenido sus razones y quizás querían despegar a Tumberos de eso. El Willy de Tumberos tenía una filosofía tremenda, tenía frases que la defendía. Tenía una que decía ‘Cuanto más estúpido sos, más inteligente sos’, entonces le preguntaba a cualquiera, vos sos estúpido o inteligente. Respondían que era inteligente y decía, ves es estúpido. Tenía una filosofía muy de Caetano, cuando lo armábamos nos divertíamos mucho”.

Como actor que se nutre del humor en muchos de sus trabajos, nos dejó su opinión con respecto a los límites del despliegue del artista en estos temas: “Un artista tiene que ir donde quema, como un kamikaze a sensibilizarse en ciertos lugares. Yo tengo un personaje que es muy negro, Mamá Pierri, que es una mujer políticamente muy incorrecta. Tiene que causar mucho humor. Si nosotros no tenemos capacidad de que eso es una representación y nosotros estamos viendo una representación como algo real, ahí se perdió todo, porque nosotros tenemos que analizar la representación como representación, a veces el límite no se da. La pieza artística tiene que darle voz a los que no tienen voz, a tocar esos lugares incómodos, que el arte cumpla su función”. Además agrega “No estoy de acuerdo con los comentarios de Cordera, son muy desafortunados, ahora lo que dijo Cacho Castaña, lo podes comprender, porque eso era una época, lo dice en un contexto con una edad y con un tiempo, lo peor es que Cacho se enojó, si se hubiera disculpado en ese momento no pasaba nada. No lo justifico, pero es un hombre de otra época, aunque evidentemente no puede hablar en esos términos en esta época. Creo también en el empoderamiento de la mujer y que la mujer se sienta cada vez mejor y que desafíe a la gente que las humillan”. 

Quedaron muchos temas por hablar, como su experiencia en la Guerra de Malvinas, pero quedarán para la próxima entrevista, seguramente en el primer programa de nuestra próxima temporada al aire.

Luis Pelaez
Periodista, estudiante de sociología, CM y diseñador web. Fanático de Green Lantern, prefiero Dc sobre Marvel. Hincha de Vélez, casi juego con Del Potro @fortinducto
https://elpastoesparalasvacas.wordpress.com/