Domingo, noviembre 19, 2017
Home > Entrevistas > Eduardo Longoni: “La Fotografía Es Mi Lenguaje, Una Forma De Militancia Por Otro Medio”

Eduardo Longoni: “La Fotografía Es Mi Lenguaje, Una Forma De Militancia Por Otro Medio”

En Descontracturados tuvimos el agrado de hablar con Eduardo Longoni, reportero gráfico de extensa trayectoria en los medios que ha registrado momentos que forman parte de la memoria colectiva de nuestro país, además de ser el autor de “La Mano de Dios”.

Eduardo Longoni comenzó su actividad en la fotografía de muy joven: “Cuando salí del secundario hice la licenciatura en historia y la fotografía llegó de casualidad. Había echo algunas fotos en una revista clandestina que teníamos en el Nacional de Buenos Aires. Fui a pedir trabajo en la Agencia de Noticias Argentina que fue una verdadera escuela de fotoperiodismo en esa época. Ahí fui aprendiendo con los colegas, yo recién había cumplido 20 años. La primera foto que hice fue de un atentado montonero a Juan Aleman que era el número dos de Martínez de Hoz en plena dictadura. Eso fue un poco el ADN de mi fotografía, que en esos años tenía que ver con la violencia política que se vivía”

Eduardo nos contó cómo era trabajar durante la dictadura más sangrienta que vivió nuestro país: “Nosotros firmábamos las fotos y la agencia de noticias las transmitía con el crédito de la agencia. Nunca ocultamos la identidad de nuestras fotos. El hecho de trabajar en una empresa tenía cierta cobertura. En ese momento todo era medio confuso. Todos sabíamos que faltaba gente, a todos nos faltaba algún amigo pero nadie podía dar a ciencia cierta en el 79, el plan macabro y sistemático de la dictadura de hacer desaparecer a media generación de argentinos”.

Copamiento del Cuartel de La Tablada, 1989 (Eduardo Longoni)

Durante el Copamiento en el Cuartel de La Tablada en 1989, Longoni registro dos imágenes que forman parte de una causa judicial aún sin resolver: “Lo que nosotros fotografiamos en la época de la dictadura fueron símbolos. Porque ninguno pudo fotografíar un secuestro o un centro clandestino por dentro. Paradigmáticamente la única fotografía que pude hacer de dos personas que están a punto de desaparecen son en democracia, que son las de Iván Ruiz y José Alejandro Díaz. Que forman parte de una democracia débil en ese momento, durante el gobierno de Alfonsín”

Sobre esa tarde de 1989 Longoni aseguró: “Fue una cobertura complicada porque cuando llegue había fuego cruzado, en principio había información que eso podía ser otro alzamiento Carapintada. Y finalmente pude conseguir una posición en altura desde la terraza de un vecino. Era un caos”.

Eduardo ha registrado innumerables momentos durante diferentes épocas y contextos sociales. Sobre cuanto se involucra en cada suceso nos afirmó: “La fotografía es mi lenguaje, una forma de militancia por otro medio. Yo siempre digo que puedo fotografiar en la Argentina porque entiendo lo que le pasa al que tengo al lado mío. Cuando fotografió fuera del país siento que lo hago como turista. La cámara es una herramienta para opinar, es mi lenguaje para decir. No creo que exista la fotografía objetiva. A mí me interesa tomar la cámara para dar a conocer mi voz y opinar sea en la época que sea”, y agregó: “Yo me siento feliz de haber encontrado en la fotografía mi lenguaje. El hecho de haber dejado la carrera de historia, pensando que dejaba de estudiar los documentos para intentar empezar a producirlos. Y que algunas fotos mías estén en manuales de colegios secundarios o sirvan para organismos de derechos humanos o estén en tapas de libros es un orgullo. Que ya casi formen parte de la cultura o la memoria colectiva de nuestro país. Ese fue el objetivo cuando las fui haciendo. La fotografía si bien tiene autor también puede ser un arma que pase de mano en mano, de vista en vista para comunicar algo, para convocar y opinar. Yo creo que los fotógrafos no debemos ser egoístas con nuestras imágenes”.

La foto que inmortalizó a Maradona. La Mano de Dios, 1986 (Eduardo Longoni)

El 22 de junio de 1986 es una de esas fechas que está en el recuerdo de todos aquellos que lo vivieron. Argentina e Inglaterra se enfrentaban por los Cuartos de Final de la Copa del Mundo. Ese día no fue uno más en la trayectoria de Longoni: “Estaba en México, me levante temprano como todos los días que había partido, acomodando no solo el equipo fotográfico sino un baúl de 70 kilos en el que llevaba todo el laboratorio para poder procesar los rollos, ampliarlos y poder transmitirlos en un transmisor de telefoto. Me tome un remis y el transito era muy pesado, muchas autopistas no estaban habilitadas por el terremoto del año anterior. Me quede trabado, llegue tardísimo y quede muy mal ubicado. Mi ubicación era una sillita cerca del palo izquierdo de Peter Shilton en el primer tiempo. Estaba medio desesperado y tratando de fotografiar todo lo que pasara cerca. Estaba muy escaso de fotografías y ese es el motivo por el cual tenía la cámara pegada al ojo en una jugada inverosímil de que pasara algo. Un defensor ingles tira la pelota para atrás y lo más lógico era que el arquero agarre la pelota con las manos. Ahí me ayudo la suerte y la intuición de estar ahí. El fotógrafo tiene que tener la entereza para sobreponerse a algo que puede estar pasando. Esa mala ubicación me jugó a favor y pude hacer esa foto”, cuenta Eduardo sobre la foto de La Mano de Dios, y agregó: “Fue una situación rara, yo sabía que lo que había pasado lo tenía en foco. Pero no tenía la certeza que la pelota había sido impulsada por el puño. Lo que si me decían los fotógrafos que estaban al lado era que el gol había sido con la mano. Después de los festejos cuando revele el rollo y vi que tenía tres negativos de esa acción, en dos la pelota no estaba y en el del medio la pelota estaba sobre el puño de Maradona. Yo estaba contento por tener la foto pero no intuía que esa foto podía ser tan especial y que durante tantos años esa foto se traduce en cierto símbolo de la argentinidad. Maradona entró a ese partido siendo el mejor del mundo y salió convertido en mito con esos dos goles. La picardía criolla y la genialidad del fútbol”.

Por ultimo nos contó sobre el trabajo que realizó para su último libro: “Imágenes Apuntadas es un libro al que le tengo especial cariño. Es mi libro número once pero es el primero de fotografías y textos. Decidí hace un tiempo escribir sobre lo que está detrás de cada foto, lo que me pasaba, la historia oculta que trasunta cada una de estas fotos. Son 27 historias que cuentan un poco mis años en el fotoperiodismo desde esa primera foto en el 79 hasta mi última foto que está en el libro que es la recuperación del nieto de Estela de Carlotto. Fue un poco contar el backstage de estas fotos”.

Cristian Toranzo
Periodista, Creativo Publicitario. CoConductor de Descontracturados. Hincha de River. Fundamentalista de Terminator 2. Lloró con la Ultima de Toy Story

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *