domingo, noviembre 28, 2021
Home > Entrevistas > Mauricio Kartun: “Siempre que hay un problema técnico en el arte, las resoluciones deben ser poéticas”

Mauricio Kartun: “Siempre que hay un problema técnico en el arte, las resoluciones deben ser poéticas”

El sábado tuvimos el placer de entrevistar a Mauricio Kartun, dramaturgo y director de teatro con una extensa trayectoria, que actualmente está presentando la obra Terrenal en el Teatro del Pueblo.

En el comienzo de la entrevista Mauricio nos dio su opinión sobre el conflicto docente: “Por sobre encima de la situación económica yo vengo viendo cierta degradación del lugar del maestro. El maestro tradicionalmente en todas las culturas ha sido alguien designado por la comunidad con el rol de en principio de incorporar conocimientos para luego administrarlo. Ese rol no es el de enseñar. Es el de aprender y enseñar. Un maestro no es un tipo que se recibió en el normal a los 17 y ahora se va a dedicar a la enseñanza, sino alguien que tiene una voluntad, un impulso, una pasión. Lentamente se degrada el lugar del maestro a un lugar de cuidador de chicos”.

Kartun está presentando actualmente Terrenal, obra que llevo al sur del país con algunos inconvenientes: “Estábamos en General Roca y nos dimos cuenta que nos olvidamos de los sombreros de Terrenal. Conseguimos unos sobreros que no tenían nada que ver con la esencia de la obra, eran los clásicos sombreros de bailarín de tango, y descubrimos que doblándole el ala de adelante quedaban como el que usa Jorge Corona. El espíritu de ese sombrero era la comicidad”, cuenta Mauricio sobre la dificultad que rápidamente supieron resolver, y agregó: “Yo soy un convencido de que siempre que hay un problema técnico en el arte, las resoluciones deben ser poéticas. Continuamente hacemos esto los artistas, buscar una fórmula poéticamente equivalente. Tomar lo que hay y resignificarlo, volviéndolo un signo poético”.

Mauricio también nos contó lo difícil que fue su paso por la escuela: “En el colegio no fui alumno, fui un paciente. La verdad es que la pase mal, nunca termine de encontrar los ritmos del estudiante. Siempre me resulto paradójico el fenómeno de terminar dedicándome a la docencia. Hace unos días me dieron una muy linda noticia, de que la UNSAM me entregará un doctorado Honoris Causa, para mí son circunstancias muy conmovedoras. Porque hay cierto mecanismo de rememorar mi paso por el aprendizaje que fue difícil, que nunca termine de adaptarme”.

Su recorrido por la escuela también le dejó una anécdota muy curiosa: “Vivía y estudiaba en San Martin y mi viejo tenía un puesto en el mercado de Abasto de San Martin. Cuando falleció, con mi hermano nos hicimos cargo del puesto. El mercado era un lugar de mala vida nocturna, y había mucha presencia del juego. Y cada tanto nos enterábamos de algún dato, una fija de las carreras de caballos. Y tenía un profesor de química que se enteró que trabajaba en el mercado y una vez me dijo ´Kartun, si tiene algún datito démelo´, el tipo era burrero. Cada vez que se acercaba alguna situación crítica en su materia le llevaba algún dato, se ve que en varios acerté porque aprobé los dos años”.

Mauricio Kartun es un reconocido dramaturgo y director que además se dedica a la docencia hace casi 40 años: “Mi carrera se empezó a armar a partir de la escritura. Me di cuenta a los 20 años que en el campo de la cultura había algo que hacia bien. Vi una posibilidad expresiva que lo hacía con soltura y los demás lo valoraban. De casualidad coordinando un taller de dramaturgia me di cuenta que lo hacía bien, y que los alumnos me pedían continuarlo y además me gustaba hacerlo”, dice Kartun, que además nos aseguró de donde viene su pasión por la escritura: “Siempre los escritores venimos de la lectura. En un momento eso ya no nos alcanza y llegamos al borde del territorio de la lectura y das el paso afuera y empezas a escribir. Cuando te pones a escribir puede pasar que uno se lee y se da cuenta que escribe mal con relación al modelo de lo que uno entiende con escribir bien, que son los escritores que a uno le gustan. Y a la vez si tenes la suerte que alguien te lee y te oriente es muy posible que persistas y sigas escribiendo. A mí me paso eso, un día leí algo que había escrito y me pareció digno de presentar en un concurso que finalmente gane”.

Sobre el proceso creativo y las complicaciones que pueden surgir nos dijo: Hace muchos años que no enfrento la dificultad de la página en blanco. Más bien me enfrento a lo contrario, a llevar a buen puerto las historias. Tengo mucha fluidez para escribir, me cuesta más estructurarlas en un todo atractivo. A veces me fastidia no poder terminar obras”.

Muchas de sus obras literarias han sido llevadas al teatro con gran recibimiento por parte de la crítica: “Siempre miro al público, algunos directores sienten pánico de enfrentarse con la mirada del público, porque es impiadosa. Es un gran aprendizaje mirar las reacciones para entender lo que funciona bien y lo que funciona mal. Es una conexión directa con el público”.

Sobre los procesos que lleva una obra desde su creación hasta la puesta en escena Mauricio nos aseguró: “Los disfrutes uno los recibe luego. Los procesos no son especialmente placenteros. Son controvertidos, van y vienen. Si hay procesos placidos yo sospecharía”.

Para cerrar, el aclamado director nos dio su mirada sobre el teatro en la actualidad: “El teatro porteño desde lo creativo tiene una extraordinaria vitalidad. Es impensable la cantidad de salas, el público que mueve tanto en el comercial como en el independiente. La situación particular del teatro independiente es brava, por la situación económica, claramente de retracción. Por suerte los creadores estamos acostumbrados a trabajar en la mala”.

Mauricio Kartun actualmente dirige la obra Terrenal que se presenta de jueves a domingos en el Teatro del Pueblo, (Av. Pres. Roque Sáenz Peña 943, CABA)

Escuchá Descontracturados todos los sábados de 16 a 18hs por www.radioarroba.com

 

Cristian Toranzo
Periodista, Creativo Publicitario. CoConductor de Descontracturados. Hincha de River. Fundamentalista de Terminator 2. Lloró con la Ultima de Toy Story